La inactividad física causa 3,3 millones de muertes al año Colombia es uno de los países con más sedentarismo.

La Organización Mundial de la Salud estima que al año se producen 3,3 millones de muertes por inactividad física.
El sedentarismo causa el 2,6% del gasto sanitario en países desarrollados.
Según un estudio sobre el ahorro de costes sanitarios de la OMS realizado tras analizar 11 estudios de seis países desarrollados, entre el 1% y el 2,6% del gasto de sanidad en estos países se produce a causa del sedentarismo.

Además, la misma organización alerta que la inactividad física causa 3,3 millones de muertes al año, convirtiéndose así en la cuarta causa principal de mortalidad.

BENEFICIOS SOBRE 23 ENFERMEDADES

El escrito destaca asimismo que la actividad física produce efectos beneficiosos sobre 23 enfermedades, sin embargo, en la mayoría de los países consultados, menos de la mitad de los adultos son suficientemente activos para alcanzar estos beneficios.

Por el contrario, el sedentarismo incrementa el riesgo de padecer enfermedades que suponen un gran gasto sanitario como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, caídas, fracturas de cadera y depresión, entre otras.

MÁS COSTES INDIRECTOS QUE DIRECTOS

Un estudio reciente relacionado, encontró por su parte que la proporción de los gastos médicos por enfermedades cardiovasculares derivados de la inactividad física era similar en los países desarrollados estudiados (1,5-3%). Además, otros factores relacionados con el sedentarismo como muertes prematuras y discapacidades hacen que los costes indirectos sean mucho más elevados que los directos.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, publicado por la revista The Economist, Colombia ocupó el primer lugar entre los diez países donde se realiza menos actividad física. De acuerdo al estudio, el 60 por ciento de los colombianos no se ejercita. Una de las razones para que esto suceda es el peligro de salir a caminar por la noche, concluyeron los científicos ingleses.

En el otro lado se encuentra Rusia, como el país donde sus habitantes realizan mayor actividad física.

INICIA UN PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO EN EL 2019

¿Sabes qué es el VENDAJE NEUROMUSCULAR O KINESIO TAPE?

¿Sabes qué es el VENDAJE NEUROMUSCULAR O KINESIO TAPE?

Alguna vez habrás visto a tus deportistas favoritos, amigos o familiares con unos llamativos vendajes de colores adheridos a su piel y te preguntaras ¿para qué sirven? ¿Por qué lo usan? ¿Realmente sirve? En el siguiente artículo nuestra Fisioterapeuta Yuri Mendoza egresada de la Escuela Nacional del Deporte en la ciudad de Cali, Colombia e instructora de Pilates, nos hablara un poco acerca de este tema en tendencia.

Empecemos hablando un poco acerca de la historia. El vendaje neuromuscular Nace en la década de los 70 gracias al quiropráctico japonés Kenzo Kase quien empezó a desarrollar un vendaje autoadhesivo en EE.UUU con el fin de facilitar el proceso natural de reparación del cuerpo. Otorgando estabilidad y soporte a los músculos y articulaciones sin restringir el rango fisiológico de movimiento. Llego a ser conocido en los juegos olímpicos del 2000 y la copa mundial de la FIFA 2002, y hasta el momento es uno de los tratamientos kinésicos complementario a los tratamientos convencionales más usado.

¿Qué es y de que está compuesto el Kinesio Tape?

Es una cinta o banda elástica adhesiva de algodón con una textura y elasticidad similar a la de la piel que se adapta al contorno de cualquier estructura corporal permitiendo la movilidad de manera natural.

¿Cuáles son sus objetivos?

Prevenir lesiones musculoesqueléticas y rehabilitar lesiones neurológicas o traumatológicas que afectan la movilidad y funcionalidad.

¿Para qué sirve?

Sin restringir los rangos de movimiento, el vendaje proporciona protección y estabilidad articular, mejora la actividad muscular y propioceptiva, disminuye problemas circulatorios y edemas, de esta manera reduce el dolor, tiene acción biomecánica, exteroceptiva, neurorefleja, circulatoria y analgésica.

Características:

•             Elástico

•             Parecido a la piel

•             Permeable

•             Suave

•             Hipoalergénico

•             No lleva látex

•             No contiene medicamentos, como comúnmente se cree

•             Resistente al agua

•             Se seca rápido

•             El calor del cuerpo mantiene pegada la venda

•             Disponible en varios colores

•             Duración 4 – 5  días 

Las personas con las siguientes patologías musculoesqueléticas pueden usarlo:

•             Fracturas, esguinces y luxaciones

•             Patologías degenerativas: artritis, artrosis, fibromialgia

•             Tendinopatias

•             Lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias

•             Postoperatorios

Para finalizar, desde mi punto de vista como profesional, recomiendo el vendaje neuromuscular o Kinesio Tape porque:

•             Mejora la postura activando la musculatura de la columna en usuarios con cervicalgias dorsalgias y lumbalgias.

•             Protege y estabiliza en síndromes de manguito rotador, patelofemoral y esguince de tobillo en usuarios con debilidad muscular. 

•             Es un complemento ideal al realizar cualquier método de acondicionamiento físico.

•             Las características físicas del vendaje lo hacen cómodo, práctico y duradero, además su variedad de colores permite al usuario escoger al gusto.

La cuarta parte de la población mundial no hace suficiente ejercicio


Más de 1.400 millones de adultos corren el riesgo de contraer enfermedades por no realizar suficiente actividad física, indica un estudio de la Organización Mundial de la Salud. Los niveles de actividad física no mejoraron el periodo entre 2001 y 2016.

Más de una cuarta parte de la población adulta mundial (1.400 millones) no realizó suficiente actividad física en 2016, una situación que los coloca en mayor riesgo de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia y algunos tipos de cáncer.

Estos datos forman parte del primer estudio para estimar las tendencias de la actividad física mundial realizado por investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y publicado en la revista The Lancet Global Health, para el que participaron  1,9 millones de personas adultas en 168 países.

El estudio señala que se han llevado a cabo escasos avances en la mejora de los niveles de actividad física entre 2001 y 2016. Además, sostiene que, de mantenerse las tendencias actuales, no se alcanzará el objetivo mundial que busca una reducción del 10% de la inactividad física para el año 2025

En 2016, aproximadamente una de cada tres mujeres (32%) y uno de cada cuatro hombres (23%) en todo el mundo no practicaban la cantidad recomendada de ejercicio para mantenerse sanos, es decir, al menos 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física fuerte a la semana.  

Las mujeres se ejercitaron menos

Las mujeres hacen menos ejercicio que los hombres en todas las regiones del mundo, con la excepción de Asia oriental y sudoriental.

Las mayores desigualdades por países se produjeron en Bangladesh (40% de hombres por 16% de mujeres), Eritrea (31% por 14), Filipinas (49% por 30%) Sudáfrica (47% por 29%), Turquía (39% por 22%), EE.UU. (48% por 32%) y el Reino Unido (40% por 32%).  

«Combatir estas desigualdades en los niveles de actividad física entre hombres y mujeres será fundamental para alcanzar los objetivos mundiales de actividad y requerirá medidas para promover y mejorar el acceso de las mujeres a oportunidades que sean seguras, asequibles y aceptables desde el punto de vista cultural», dijo la coautora del informe, la Dra. Fiona Bull, de la OMS. 

Crece el sedentarismo en los países ricos

Los adultos que viven en países de ingresos altos son más sedentarios (37%) que los que viven en países de ingresos bajos (16%).  

El sedentarismo aumentó especialmente en los  los países occidentales de renta alta (del 31 % en 2001 al 37 % en 2016) y América Latina y el Caribe (del 33 % al 39 %).  Entre los países que lideraron esta tendencia se encuentran Alemania, Nueva Zelanda, EE.UU., Argentina y Brasil. 

Por el contrario, en Asia oriental y sudoriental (del 26% en 2001 al 17% en 2016) disminuyó, en gran medida por el aumento del número de personas que realizaron ejercicio en China, el país más poblado de la región.

Las tasas más altas de sedentarismo en 2016 se encontraron en adultos en Kuwait, Samoa Americana, Arabia Saudita e Irak, con más de la mitad de todos los adultos en esta situación. Comparativamente, alrededor del 40% de los adultos en Estados Unidos, el 36% en el Reino Unido y el 14% en China no realizan suficiente actividad física.  

En los países más ricos, la evolución hacia ocupaciones más sedentarias, el ocio y el transporte motorizado podría explicar los mayores niveles de inactividad, mientras que en los países de ingresos más bajos, se practica más actividad física en el trabajo y en el transporte, según los autores del informe.

Pese a que la disminución de la actividad física, tanto en el trabajo como en casa, es inevitable a medida que los países prosperan y el uso de la tecnología aumenta, la OMS advirtió que los Gobiernos han de promover infraestructuras que faciliten los desplazamientos a pie y en bicicleta y la práctica de deportes.

Naciones Unidas – ONU

El ejercicio físico reduce el riesgo de desarrollo de hasta 13 tipos de cáncer

La actividad física regular disminuye en un 7% la probabilidad de padecer cáncer en general

El ejercicio físico ayuda a prevenir el Cancer.

La práctica de ejercicio físico, como han constatado multitud de estudios, es beneficiosa para la salud. Y no solo porque la actividad física ayude a combatir la obesidad y sus enfermedades relacionadas –entre otras, la diabetes tipo 2–, sino porque también reduce el riesgo de otras muchas patologías asociadas a una gran morbimortalidad. Es el caso, entre otras y principalmente, de las enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en todo el mundo con cerca de 17,5 millones de decesos solo en el año 2012. Y, asimismo, de numerosos tipos de cáncer. De hecho, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer(NCI) de Estados Unidos constata que la práctica habitual de ejercicio físico se asocia con una reducción muy significativa del riesgo de aparición de hasta 13 de los tipos de cáncer más comunes y mortales.Tal es así que, como destaca Steven C. Moore, director de esta investigación publicada en la revista «JAMA Internal Medicine», «nuestros resultados apoya la promoción de la actividad física como un componente clave de los esfuerzos de prevención y control del cáncer en toda la población». Menor riesgo de cáncer.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron los datos de 12 ensayos clínicos europeos y estadounidenses llevados a cabo entre los años 1987 y 2004 y en los que se registraron los niveles de actividad física de los más de 1,4 millones de participantes.

Durante los 11 años de seguimiento promedio de estos estudios se diagnosticaron un total de 186.932 casos de cáncer. Y una vez analizados en su conjunto los datos sobre los niveles de actividad física y las tasas de incidencia de los 26 tipos de tumores, los resultados mostraron que los mayores niveles de ejercicio físico se asociaron con una reducción del 7% del riesgo de desarrollar cáncer en general.

Es más; los resultados constataron que, frente a los menores niveles de actividad física, la práctica habitual de ejercicio conllevó una reducción significativa de la probabilidad de aparición de 13 tipos de cáncer. Concretamente, la disminución del riesgo para cada uno de los tumores se estableció en: un 42% en el adenocarcinoma esofágico; un 27% en el cáncer de hígado; un 26% en el de pulmón; un 23% en los tumores renales; un 22% en el cáncer de estómago; un 21% en el de endometrio; un 20% en la leucemia mieloide; un 17% en el mieloma múltiple; un 16% en el cáncer de colon; un 15% en el de cabeza y cuello; un 13% en los tumores en el tracto rectal; un 13% en el cáncer de vejiga; y un 10% en el de mama.

El ejercicio físico es un componente clave en la prevención y el control del cáncer en toda la población Steven Moore

Por el contrario, un mayor nivel de ejercicio físico conllevó un incremento en el riesgo de desarrollo de cáncer de próstata –la incidencia fue un 5% mayor– y de melanoma –hasta un 27% superior, si bien la asociación con la actividad física fue únicamente significativa en aquellas regiones con niveles elevados de radiación ultravioleta, que no en las zonas menos soleadas.

Hay que hacer ejercicio

Y este beneficio del ejercicio físico regular, cuando menos en la mayoría de tipos de tumores, ¿no se vio modificado por la presencia de los factores de riesgo asociados al desarrollo de cáncer, caso fundamentalmente del hábito tabáquico? Pues según los resultados no. Y es que como indican los autores, «la mayoría de las asociaciones se mantuvieron con independencia del índice de masa corporal (IMC) y del historial tabáquico».

En definitiva, como concluye Marilie D. Gammon, de la Escuela de Salud Pública Gillings de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.) en un editorial del mismo número de la revista, «los resultados de este estudio, ciertamente interesantes, subrayan la importancia de la práctica de ejercicio físico en el tiempo libre como estrategia potencial para la reducción de la carga del cáncer. No en vano, demuestra que frente a unos bajos niveles de actividad física, los altos niveles de ejercicio se asocian con una reducción del riesgo de 13 tipos de cáncer, incluidos tres de los cuatro más comunes entre las mujeres y los varones de todo el mundo».

Ejercicio Físico en Personas con Sobrepeso / Obesidad; La Importancia de Incluir el Entrenamiento de la Fuerza

Una persona que tiene sobrepeso u obesidad debería enfocarse en reducir su masa corporal